La literatura es como bailar, un placer y pulsión